La Vida Madre

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu Piel en el Embarazo

Tu piel sufrirá muchos cambios durante el embarazo. Las estrías comienzan a formarse en tu vientre, un aumento en la producción de sangre hace que tu piel comience a brillar, el exceso de secreción de aceite puede causar brotes y acné, y también puedes experimentar piel seca.

Es común que las mujeres embarazadas tengan la piel seca durante el embarazo, ya que los cambios hormonales hacen que la piel pierda elasticidad y humedad a medida que se estira y se tensa para adaptarse a un vientre en crecimiento. Esto puede provocar escamas en la piel, picazón u otros síntomas a menudo asociados con la piel seca.

La mayoría de las mujeres experimentan sequedad, picazón en la piel en el área del estómago, pero algunas mujeres embarazadas también sentirán picazón en áreas que incluyen:

  • muslos
  • los pechos
  • brazos

Durante el tercer trimestre, algunas mujeres embarazadas pueden desarrollar un picazón rojo en sus vientres.

Si estás experimentando sequedad en la piel, aquí hay algunos remedios naturales para ayudar a que tu piel se sienta hidratada.

Hidratar con productos cotidianos

Algunos productos que compras en el supermercado pueden servir como humectantes, como el aceite de oliva y el aceite de coco. Estos proporcionan una hidratación intensa a la piel y están llenos de antioxidantes, y solo necesitas un par de gotas para frotar la piel para que los aceites funcionen. Para evitar sentirse grasiento, intenta aplicar sobre la piel húmeda.

Mezcla tu propio jabón

Mantente alejado de los jabones industriales y jabones que contengan alcohol, fragancias o colorantes fuertes, que pueden irritar la piel. En tu lugar, intenta mezclar 1 parte de vinagre de sidra con 2 partes de agua para obtener un limpiador natural que pueda restaurar los niveles de pH de la piel y aliviar la piel seca.

También puedes mezclar el aceite de coco hidratante, la miel cruda y el jabón líquido para hacer un jabón de baño casero. Esto hará que tu piel se sienta más suave que nunca. Pero no exageres en la cantidad que aplicas. Solo usa lo suficiente para eliminar la suciedad y el aceite, ya que nunca deseas sobrecargar tu piel con el producto.

Prueba yogur

El yogur es rico en ácido láctico y proteínas que ayudan a desintoxicar e hidratar la piel. También ayudan a eliminar las células muertas de la piel, a apretar los poros y a hacer que se vea más joven al reducir la apariencia de las líneas finas.

Masajea una fina capa de yogur natural en tu piel con la punta de los dedos y déjalo actuar durante dos o tres minutos. Limpiar con agua tibia y secar con una toalla.

Tomar un baño de leche

Los baños de leche son otra solución a base de lácteos que puede calmar la piel seca. Al igual que el yogur, el ácido láctico natural en la leche puede eliminar las células muertas de la piel e hidratar la piel.

Para hacer un baño de leche casero, combina 2 tazas de leche entera en polvo, 1/2 taza de maicena y 1/2 taza de bicarbonato de sodio. Vierte toda la mezcla en el agua del baño. Si eres vegano, puedes usar arroz, soja o leche de coco.

La Asociación Americana de Embarazo sugiere firmemente que el agua del baño debe estar tibia en lugar de caliente, y que las mujeres embarazadas limitan tu tiempo en el baño a 10 minutos o menos.

Limita tu tiempo de ducha

Además, pasar demasiado tiempo en una ducha de agua caliente puede secar más la piel. El agua caliente puede eliminar los aceites naturales de la piel, así que trata de usar solo agua tibia y limita tu tiempo para mantener tu piel hidratada.

¿Debo preocuparme por mi piel seca?

Debido al cambio en los niveles de estrógeno, es normal que se presente picazón (especialmente en las palmas de las manos), pero acude al médico si experimentas picazón severa en las manos y los pies. Además, busque los síntomas que incluyen:

  • orina oscura
  • fatiga
  • perdida del apetito
  • depresión
  • heces de color claro

Estos pueden ser síntomas de colestasis intrahepática del embarazo (ICP, por sus siglas en inglés), un trastorno hepático relacionado con el embarazo que afecta el flujo normal de bilis y puede ser peligroso para tu bebé y provocar un parto prematuro o muerte fetal.

Las hormonas del embarazo alteran la función de la vesícula biliar, causando que el flujo de bilis se desacelera o se detenga, lo que puede provocar una acumulación de ácido biliar que se derrama en la sangre. Según la Fundación Americana del Hígado, la ICP afecta a uno o dos embarazos por cada 1,000 en los Estados Unidos. ICP generalmente desaparece a los pocos días de la entrega.

Si notas alguna lesión, como una bomba roja en la barriga o alrededor del ombligo, o notas algún cambio en la piel que se presenta con la picazón, debes consultar a un médico. Es posible que puedan tratarlo con una crema tópica para ayudar a aliviar la picazón y la irritación.

Lole Wong

Lole Wong

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest