La Vida Madre

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Síntomas del embarazo que nadie te cuenta

Todas conocemos los signos clásicos del embarazo. No te llega la regla, tienes el pecho sensible, estás más cansada.

Pero las mujeres embarazadas también experimentan una gran cantidad de síntomas que no se suelen contar.
Desde la mucosidad hasta el sabor del metal y los dolores de cabeza.

Aquí te enseñamos una lista de 10 síntomas que no son muy conocidos del embarazo:

1. Te salen cosas raras del cuerpo

Muchas mujeres sienten un aumento del flujo vaginal, pero no es algo que normalmente se relacione con el embarazo.

El aumento de las hormonas y el flujo sanguíneo vaginal causan que tu cuerpo segregue más flujo vaginal. Este aumento durante el embarazo es para prevenir infecciones a medida que el cuello uterino y las paredes vaginales se ablandan.

2. Aumenta tu temperatura

Es normal que tu temperatura corporal se eleve un poco después de la ovulación, pero se suele ir cuando te llega la regla.

Pero si esa temperatura, conocida como temperatura corporal basal, se mantiene elevada durante más de dos semanas, puede ser que estés embarazada.

3. Dolor de cabeza, de regla y ganas de orinar

Los cambios hormonales y el aumento del flujo sanguíneo también pueden provocar dolores de cabeza.

Algunas mujeres también experimentan dolores parecidos a los de la regla. Y la mayoría de las mujeres irán más veces al baño. Esto ocurre por el útero en crecimiento y que hay más presión sobre la vejiga.

4. Te sentirás mareada y fatigada

Es algo muy normal que las mujeres embarazadas sientan mareos o fatiga en el primer trimestre. El embarazo hace que la presión arterial baje y los vasos sanguíneos se dilaten.

5. Vas a tener que llevarte el móvil al baño…

Puede que te sientas hinchada, como si tuvieras gases o estreñida.
Esto también se debe a los cambios hormonales del embarazo, que pueden provocar estreñimiento, al igual que las vitaminas prenatales.

Tu sistema digestivo se ralentiza durante el embarazo y le da más tiempo al cuerpo para que el torrente sanguíneo absorba los nutrientes y lleguen al bebé.
Si ves que no puedes ir al baño, añade más fibra a tu dieta, toma mucho líquido y haz ejercicio regularmente. Y si es necesario, también puedes consultar con tu médico.

6. Puede que tengas una falsa regla

Entre el 25 y el 40 por ciento de las mujeres sangrarán un poco o notarán que manchan un poco al principio del embarazo. El sangrado ligero puede ocurrir cuando el óvulo fertilizado se adhiere a las paredes del útero. Esto se conoce como sangrado de implantación.

7. Cómprate un par de paquetes de pañuelos

El embarazo reduce tu sistema inmune para que el cuerpo no rechace al bebé como algo ajeno al cuerpo. pero claro, esto también significa que las mujeres embarazadas son más vulnerables a las enfermedades en general y es normal seas propensa a la tos o los resfriados mientras estás embarazada.

8. Acidez y dolor de garganta

La válvula entre el estómago y el esófago se relaja durante el embarazo, lo que puede causar que el ácido del estómago se filtre hacia el esófago, causando acidez estomacal y una sensación de ardor en la garganta.

Intenta comer comidas más pequeñas y frecuentes. Evita la comida frita las bebidas con gas, los cítricos y las comidas picantes.

9. Altibajos emocionales

Las hormonas cambian repentinamente cuando te quedas embarazada, desequilibrando tus emociones. Te sentirás con ganas de llorar y con las emociones a flor de piel. Tu libido pasará de caliente a frío y a caliente otra vez. También puede que experimentes cambios de humor, sobretodo al principio del embarazo.

10. Sabor a metal

El aumento de estrógeno y progesterona durante el embarazo puede provocar cambios en el sabor de muchas mujeres embarazadas. Una condición llamada disgeusia hace que algunas mujeres embarazadas tengan un sabor a metal.

Sentirás como si te hubieras metido unas monedas viejas en la boca. Quítate el sabor con unas galletas saladas y masticando chicle sin azúcar.

La Vida Madre

La Vida Madre

#maternidadsinfiltro

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest