La Vida Madre

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Postparto: Recuperación y Cuidado

Adaptándote a la Maternidad

Adaptarse a la vida cotidiana después del nacimiento de un bebé tiene sus desafíos, especialmente si eres primeriza. Aunque es importante cuidar de tu bebé, también es importante cuidar de ti.

La mayoría de las nuevas madres no regresan al trabajo durante al menos las primeras seis semanas después del parto. No es mucho para adaptarte al nuevo ritmo de demanda del bebé, teniendo que alimentarlo y cambiarlo a todas horas y además sufrir las noches de insomnio.

Puede ser frustrante y agotador. La buena noticia es que eventualmente conseguirás caer en una rutina. Mientras tanto, esto es lo que puedes hacer para tener una transición más fácil:

1. Descansa todo lo que puedas: Aunque te lo dicen muchísimas veces, dormir cuando el bebé duerme es fundamental para tu bienestar no sólo físico sino mental. Esto puede afectar muchísimo a tu estado de ánimo y cómo vivas el puerpério, así que cuanto más te cuides mejor lo vivirás y más disfrutarás de esta etapa.

2. Pide ayuda: No dudes ni un segundo en aceptar la ayuda de familiares y amigos durante esta etapa o incluso después. Tu ya estás haciendo suficiente cuidando de un bebé y recuperándote del parto, y la ayuda práctica en casa puede ayudarte a descansar lo que necesitas para recuperarte bien. Pueden prepararte comidas, ayudar a cuidar a otros niños si los tienes o simplemente con tareas de la casa – como lavar la ropa o doblarla.

3. Come sano: Aunque probablemente al estar agotada y no tener mucho tiempo o energía para cocinar… probablemente lo que te apetezca comer sean cosas rápidas y que satisfagan en el momento – que no suelen ser las más sanas.
Pero no olvides que para sentirte bien es esencial alimentarte bien. Mantén una dieta saludable para ayudarte a recuperarte. Aumenta el consumo de granos enteros, verduras, frutas y proteínas. También es recomendable aumentar la toma de líquidos, especialmente si estás amamantando.

4. Haz ejercicio: Antes de hacer ningún tipo de ejercicio, debes consultar con tu médico para que te diga qué es lo que puedes hacer y cuando.

Si estar al tanto de lo que comes te puede resultar poco conveniente, hacer ejercicio se te puede hacer bastante cuesta arriba ya que no estarás precisamente alta de energía. La realidad es que si haces ejercicio, mantendrás tus niveles de energía más altos y te ayudará a recuperarte. No hace falta que vayas al gimnasio necesariamente, pero puedes empezar por salir a caminar.

Empezar a ser una familia

Un nuevo bebé es proceso de adaptación para toda la familia y puede cambiar la dinámica que tienes con tu pareja. Durante el puerpério, pasarás menos tiempo a solas con tu pareja y menos tiempo de calidad juntos, lo que puede ser problemático. Este es un período abrumador y estresante, pero hay formas de gestionarlo.

Para empezar, sé paciente. La comunicación con tu pareja es crucial y tener paciencia y empatía es muy importante, cada pareja pasa por diferentes cambios después del nacimiento de un bebé. Lleva tiempo adaptarse, pero no te agobies porque lo resolverán. Al principio es un poco caótico, pero cuidar de un recién nacido se vuelve más fácil con cada día que pasa.

Tampoco hay que sentirse culpable por necesitar momentos a solas durante este período, sentirse unidos y no perder la complicidad es súper importante para formar un buen equipo, sentirse apoyados el uno por el otro, así como coordinaros mejor en el reparto de tareas.

¿Depresión postparto o reacción normal al cocktail de hormonas?

Es normal sentir melancolía, tener ganas de llorar y tener los sentimientos a flor de piel durante el período posparto. Esto generalmente ocurre unos días después del parto y puede durar hasta dos semanas.

En la mayoría de los casos, no sentirás estos síntomas todo el tiempo. Entre el 70% y el 80% de las madres experimentan cambios de humor o sentimientos negativos después del parto. Todo esto es causado por cambios hormonales y puede incluir:

  • llantos sin explicación
  • irritabilidad
  • insomnio
  • tristeza
  • cambios de humor
  • inquietud/intranquilidad

¿Cuándo deberías acudir al médico?

Si pasadas unas semanas después de dar a luz ves que estos síntomas siguen presentes, puede que realmente estés experimentando Depresión Postparto.

Otros síntomas pueden incluir sentimientos de culpa e inutilidad, así como pérdida de interés en rutinas y actividades diarias. Algunas mujeres con depresión postparto se apartan de su familia, no tienen interés en su bebé y tienen pensamientos de hacerle daño o de hacerse daño a sí misma.

La depresión postparto requiere tratamiento médico. Habla con tu médico si sientes que tienes depresión o tienes síntomas que duran más de dos o tres semanas después del parto. La depresión postparto puede desarrollarse en cualquier momento después del parto, incluso hasta un año después del parto.

Aceptar los cambios de tu cuerpo

Junto con los cambios emocionales, es muy probable que experimentes cambios en tu cuerpo después del parto, o como consecuencia del embarazo, como el aumento de peso, estrías, cicatriz si tuviste cesárea, etc. La pérdida de peso no ocurre de la noche a la mañana, así que se paciente. Una vez que tu médico te diga que puedes hacer ejercicio, comienza con algún tipo de ejercicio moderado unos minutos al día y vete aumentándolo gradualmente en duración e intensidad. Sal a caminar, nada o apúntate a una clase de yoga o cardio.

Recuerda que lo importante es que estés sana, en forma y que te encuentres bien y con energía. El resto es cuestión de gustos y metas estéticas de cada una.

Consulta con tu médico si tienes dudas sobre los cambios que estés experimentando en tu cuerpo durante el período postparto.

En Resumen

Dar a luz puede cambiar tu unidad familiar y tu rutina, pero con el tiempo te adaptarás. Cualquier cambio emocional y físico que experimentes después del parto mejorará, lentamente, pero mejorará.

No dudes en hablar con tu médico si tienes cualquier duda, ya sea relacionada con la depresión, con tu bebé o con tu recuperación.

La Vida Madre

La Vida Madre

#maternidadsinfiltro

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest