La Vida Madre

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

Las mejores posturas para disfrutar del sexo durante el embarazo

En un momento quieres mandar a tu pareja a “paseo”, como al minuto siguiente te apetece jugar un par de rondas de juegos eróticos. Algo normal cuando se trata de tener relaciones sexuales durante el embarazo.

A medida que tus niveles de estrógeno y progesterona aumentan, estas hormonas crean cambios en tu cuerpo que aumentan la líbido. El estrógeno en particular, que cumple funciones importantes durante el embarazo, como aumentar el flujo sanguíneo al útero (y a toda la pelvis), también aumenta la lubricación vaginal, así como la sensibilidad en los pechos y los pezones.

Es la receta perfecta para los momentos más íntimos. Pero las mismas hormonas también te pueden  pasar una mala jugada, especialmente al principio cuando las náuseas y la fatiga pueden mandarte a la cama, pero por una razón completamente diferente.

Hacia el final del embarazo puede que te sientas demasiado grande, con dificultad para moverte y de nuevo demasiado cansada. Es por eso que entre el cuarto y el sexto mes, más o menos,  se le denomina el trimestre de «luna de miel».

Entonces, ¿en qué quedamos? La clave está entre los cambios de tu estado de ánimo y los cambios en tu cuerpo. Al igual que el embarazo de cada mujer es único, también lo es el apetito sexual. Si quieres tener sexo, pero el temor o la información errónea te frenan, este consejo puede ayudar a relajarte.

El sexo durante el embarazo suele ser bastante seguro.

Si te apetece tener relaciones sexuales, adhiérete al eslogan de Nike, “Just do it”, “Simplemente hazlo”. Mientras tu embarazo vaya con normalidad, puedes tener relaciones sexuales con la frecuencia que te apetezca (algunas excepciones pueden incluir antecedentes de aborto espontáneo o partos prematuros).

Ten en cuenta que es bastante común que algunas mujeres sangren durante el coito, especialmente en el primer trimestre. Esto se debe a la normal inflamación de los capilares en el cuello uterino, que puede romperse cuando se irrita durante el acto sexual. Aunque este tipo de manchas o sangrado generalmente no es motivo de preocupación, debe consultarlo con tu médico o tu matrona.

Además, generalmente no hay posibilidad de hacerle daño al bebé durante el coito porque el líquido amniótico y el cuello uterino lo protegen. Hay algo con lo que debes tener cuidado: en caso de tener sexo oral, tu pareja no debe soplar nunca dentro tu vagina, ya que hacerlo durante el embarazo puede causar que una burbuja de aire bloquee algún vaso sanguíneo.

El sexo no tiene porqué ser incómodo.

Debido a que tu cuerpo no cambia mucho durante el primer trimestre, el sexo puede continuar como lo has hecho hasta ahora. Pero a medida que el útero va creciendo, algunas posiciones pueden volverse más complicadas. Pepper Schwartz, experta en relaciones sexuales, ofrece estas sugerencias para la revista Parents, con las mejores posiciones sexuales durante el embarazo:

La Cuchara: esta postura puede ser muy acogedora e íntima. Debes acostarte de lado en forma de C, con tu pareja detrás tuya y acurrucado hacia ti. En esa posición tu pareja puede acceder a tu vagina por detrás mientras ambos están acostados de lado.

Tu encima: esta puede ser una buena posición durante los últimos meses de embarazo, ya que te permite controlar el ritmo y estar más cómoda. Sin embargo, asegúrate de que no penetre demasiado.

Al borde de la cama: intenta acostarte boca arriba al borde de la cama, con las piernas abiertas y los pies en el suelo. Tu pareja puede ponerse de pie o inclinarse ligeramente sobre ti. Teniendo en cuenta que esta posición le permite empujar más profundamente, tendrás que decirle lo suave y lento que quieras que sea.

En la sala de estar: arrodíllate encima del sillón con la barriga mirando hacia el respaldo; usa tus brazos para apoyarte mientras tu pareja te penetra desde atrás.

De lado a lado: otra buena opción para los últimos meses de embarazo. Esta posición controlará los empujes y mantendrá el peso fuera de tu vientre. Tu pareja y tú acostados uno al lado del otro, cara a cara. Puede poner su pierna sobre la tuya (tu pierna puede estar recta y hacia un lado o doblada) y podrá introducir el pene en diagonal. Una variación de esta postura es que te acuestes tú de espaldas y él de lado, poniendo la pierna que tengas más cercana a él sobre sus piernas. De esta manera él te puede penetrar por debajo y de  lado, y aún así tener su cara al lado de la tuya.

Tú misma: esta opción es perfecta a medida que va creciendo la barriga y te resulta incómoda la penetración. Explora otros tipos de gratificación sexual, como el sexo oral (cuidado de no soplar aire en la vagina) o la masturbación mutua, ya que los juguetes y los consoladores pueden no ser la mejor opción en esos momentos, sobretodo si tu pareja lleva algún tipo de arnés con consolador, ya que a veces es difícil para ti saber exactamente dónde y qué está tocando.

Volverás a tener vida sexual después de la llegada de tu bebé.

Ten en cuenta que después del parto y con la caída repentina de estrógeno, tu líbido puede caer en picado y el revestimiento de tu vagina se hace más fino, sintiendo como si, durante el coito, estuvieras perdiendo nuevamente tu virginidad, especialmente si estás dando el pecho.

La mayoría de los médicos recomiendan esperar al menos seis semanas después del parto (incluso para el sexo oral). El objetivo es permitir que tu cuerpo se recupere, evitar infecciones y lidiar con cualquier problema psicológico o emocional por el que tú y tu pareja pueda estar pasando.

Es importante que tu pareja sepa que es posible que necesites jugar más previamente e incluso es posible que necesites lubricación. ¡Y cuidar al bebé siempre que sea posible para que tú te puedas echar una siesta, tampoco estaría mal!

Lole Wong

Lole Wong

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest