La Vida Madre

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

El Orden al Nacer Parece No Influir en Nuestra Personalidad

Siempre se ha creído que el orden que ocupamos cuando nacemos moldea nuestra personalidad. De los primogénitos se espera que actúen con madurez ante los  más pequeños, que sean responsables y conformistas. Los hermanos menores intentan atraer la atención de sus padres, se arriesgan más y son “rebeldes creativos”. Pero según los últimos estudios publicados las evidencias muestran lo contrario.

Estos nuevos estudios indicaron que el orden de nacimiento no influye a la hora de asumir riesgos cuando somos adultos y tampoco hay claras evidencias de que influya en la personalidad.

Las preguntas de los investigadores para calcular el nivel de riesgo fueron sobre conducir a mayor velocidad, el uso de protección en las relaciones sexuales y otras conductas de riesgo.  «Ninguna de estas medidas de comportamiento mostró una relación creíble entre el orden de nacimiento y arriesgarse más en la vida». 

Un estudio publicado en 2017, evaluó el orden al nacer al nacer de más de 370.000 estudiantes de secundaria en los Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña. El equipo no encontró evidencias en ninguno de Los Cinco Rasgos de la Personalidad:  sociabilidad, responsabilidad, apertura, amabilidad y neuroticismo

Lo que sí mostró fue una leve influencia en la inteligencia. Los primogénitos, en promedio, tenían una ventaja de uno o dos puntos en el coeficiente de inteligencia. Una hipótesis sugiere que los padres brindan más estimulación mental a estos, antes de que la energía y la atención se dividan entre sus otros hijos.

Pero este bono de inteligencia es tan pequeño que no hay una diferencia significativa en la vida de una persona. El efecto es muy pequeño y podría explicarse por la diferencia cognitiva, no por la personalidad.. 

Actualmente, se están realizando estudios y trabajos para examinar el orden al nacer y la educación. Se ha encontrado que hay un pequeño efecto en el que a los primogénitos se les da un nivel más alto de educación.  El nivel económico es mayor y gastamos más en la educación del primer hijo, disminuyendo cuando tenemos más hijos. Esto sí puede influir en su vida.

Lole Wong

Lole Wong

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest