La Vida Madre

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Cómo Hablar de Sexo en el Postparto – Estés Preparada o No

Por incómoda que sea la conversación, no hablar sobre sexo, estés postparto o no, puede conducir a problemas más importantes en el futuro.

Hablar con tu pareja sobre el sexo después del parto es importante para crear un vínculo de entendimiento y empatía. Si no hablas, es posible que tu pareja no sepa que te sientes diferente o que las cosas han cambiado un poco «ahí abajo», o puede que incluso no sepa cómo te afectan las hormonas durante el postparto e incluso que estén afectando tu libido, o incluso como te puede afectar psicológicamente la adaptación a tu nuevo cuerpo – matando tu deseo sexual en este momento.

No olvides que el sexo es para disfrutar, no es un obligación ni algo que tengas que hacer para contentar a alguien.

Una de las mejores formas de llevarlo es simplemente hablarlo (preferiblemente antes de verte forzada a tener la conversación). Queremos darte herramientas para llevarlo de la mejor manera.

Aquí te ofrecemos 8 frases para ayudaros a empezar la conversación:

1. No estoy preparada

¡Tan sencillo como eso! No es lo mismo estar físicamente bien para poder hacerlo que preparada mental y emocionalmente. Si no te sientes con ganas porque no es el momento todavía, no hay nada más que decir.

2. Me apetece intentarlo

Aunque igual no te apetezca ahora, o igual sí – pero podemos asumir que la mayoría de las mujeres probablemente se sientan incómodas con la idea del sexo después de tener el bebé (por varias razones).

Pero intentarlo no significa directamente ir a llevarlo a cabo, pueden tener momentos de intimidad y parar como y cuando tú elijas. Por eso es importante tener en cuenta nuestro siguiente punto.

3. Aquí mando yo

Tener claro que el control de la situación la tienes tú es súper importante para sentirte cómoda, sabiendo que quien marca el ritmo eres tú. De esta manera podéis estar más tranquil@s l@s dos, ya que tu pareja se puede relajar sabiendo que no te va a hacer daño y tú sabiendo que no vas a ir más rápido de lo que te apetezca a ti.

4. ¿Qué tipo de protección vamos a usar?

Si tu pareja es un hombre y el sexo es vaginal, siempre hay riesgo de volver a quedarte embarazada, incluso si no te ha venido la regla todavía. Recuerda que antes de venirte la regla, ovulas!

A nivel fisiológico, la recomendación general es esperar 18 meses desde que das a luz para volver a quedarte embarazada – tu cuerpo tiene que recuperarse para poder llevar un buen embarazo. De todas maneras, consúltalo con tu médico y planea lo que sea mejor para tí.

5. ¿Qué te gusta sobre el sexo conmigo?

Tener este tipo de conversaciones con tu pareja rompe algunos muros que se construyen sin darnos cuenta. A veces damos muchas cosas por sentadas y pensamos que sabemos, pero siempre nos podemos sorprender.

Además, hablar sobre lo positivo de vuestra vida íntima y lo que os gusta de ella es genial para reconectar y darle un empujón a tu autoestima si lo necesitas.

6. Necesito más momentos íntimos

Una vez hayas controlado la conversación anterior, también es momento de enfocarse en otras formas de encontrar esa intimidad. Muchas veces asumimos que nuestra pareja simplemente quiere satisfacer necesidades sexuales, cuando en realidad puede ser la única manera de conseguir esa conexión e intimidad.

Si realmente no te estás preparada para mantener relaciones sexuales, puedes encontrar otras maneras de recrear esa conexión e intimidad – ¿una cena romántica con los móviles apagados?

Puede ser incluso que tu pareja simplemente quiera sentirte cerca y ver una peli, pedir una pizza y disfrutar desnudos en la cama sea todo lo que necesite.

7. Es que me preocupa…

Comunicar lo que te da miedo o te tira para atrás a la hora de mantener relaciones con tu pareja puede ser otra manera de tenerlo en cuenta y que os ayude a l@s dos a llevarlo más despacio y más de manera más consciente.

Tus miedos pueden incluso ser inseguridades sobre tu cuerpo, que ya no es el mismo. Al comunicar tus inseguridades le das la oportunidad a tu pareja de decirte todo lo positivo sobre ti y tu cuerpo – y que salgas con un subidón de autoestima.

8. Esto es lo que necesito…

Identificar lo que necesitas es realmente lo más importante y comunicarlo con tu pareja hará más fácil que le deis prioridad para cubrir tus necesidades.

Igual es simplemente un día de mimos y spa para ti, una cita para reconectar o una conversación en la que te diga lo necesitas oír para sentirte más cómoda.

A lo mejor lo que necesitas es cambiar un poco las cosas para sentirte diferente o quitarte el modo mami de la mente… lubricantes, juguetes o algún tipo de estimulación para despertar esa parte que tienes un poco olvidada y desconectada.

Y si eso es lo que necesitas o si simplemente estás preparada… VETE AL GRANO! Haz un hueco para ese momento de intimidad y disfruta.

La Vida Madre

La Vida Madre

#maternidadsinfiltro

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest