La Vida Madre

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

5 Razones para adorar tu cuerpo después del embarazo

Pechos caídos, cintura más ancha, estrías. No es difícil entender porqué muchas mamás primerizas ven su cuerpo con una mezcla de temor y resignación. Pero si crear y dar a luz a un niño te deja alguna marca física, también te da una confianza y un orgullo que vienen de hacer algo que es casi milagroso. En la revista americana Parents, les pidieron a las madres en Facebook que contaran todas las razones por las que adoran su cuerpo después de tener a su bebé. ¡Leelas y sigue inspirándote!

Aprende a Abrazar las Llamadas ‘Imperfecciones’

«Las estrías son algo bueno, un recordatorio de que fuiste la protección de tus hijos durante nueve meses». —Krystal Claus

«El embarazo y la maternidad me hacen apreciar más mi cuerpo porque ya no me importa lo que piensen los demás. Soy así por una muy buena razón!» —Angela Hoch

«Después de dar a luz a mi hija me doy cuenta de que no soy perfecta y que nunca lo seré. Pero ella sí está muy cerca de la perfección, y lo he hecho yo«. – Erika Mekosh

«Ya no siento que deba cambiar nada. Estoy feliz con mi cuerpo. Tengo cicatrices que son bonitas, porque sin ellas estaría sin mi hija, y ella es mi mundo». —Katherine Seller

«Me encantan mis estrías. Me han encantado desde el día en que las noté. Es un recordatorio de que una vez mi hija estaba en mi vientre creciendo hermosa y fuerte. Es una locura la forma en que un niño cambia todo en tu mundo». —Karolina Velásquez

¿Superhéroes? Más bien SuperMadres

«Durante la universidad tuve una imagen negativa de mi misma, tuve anorexia y nunca pensé que podía querer a mi cuerpo. Pero después de dos hijos maravillosos, y ahora embarazada de mi tercero, he aprendido que tengo un cuerpo, no importa como luzca, porque mis hijos lo ven como el cuerpo de una heroína, y yo también debería verlo así». – Sheri Garvey

«Tengo pechos para nutrir y proporcionar alimento para mi pequeño, una barriga y un útero que protegieron y ayudaron a mi bebé a crecer, unos brazos para sostener y amar a mi niña, unas piernas para moverme y mecerla para que duerma mientras la tengo en mis brazos, una cabeza para pensar en lo que tengo que hacer para ser una madre increíble. Me di cuenta de que, aunque no estaba tan flaca ni tonificada como antes, mi cuerpo cambió para poder ser madre. He llegado a comprender que ya no se trata de mí solamente. Estoy agradecida por mi cuerpo imperfecto porque es perfecto para amar y cuidar a un niño«. —Laurynn Burns

Quiérete a tí Misma

«Estar embarazada me ha enseñado a tener un estilo de vida más saludable. También me hizo darme cuenta y apreciar para qué estaba diseñado mi cuerpo: para crear vida. Camino con la cabeza más alta porque he descubierto una parte nueva de mí».  —Gloria González

«El embarazo y la maternidad me han enseñado que si trabajo duro para mejorar mi salud, los resultados valdrán la pena. Hace cinco meses que tuve a mi bebé y estoy aprendiendo un estilo de vida más saludable, no sólo para mí sino también para el beneficio de mis hijos, y hasta ahora me encantan los resultados!!» —Corey Holly McDaniels

«El embarazo y la maternidad no sólo transformaron mi cuerpo sino también mi mente. Después de dos hijos me di cuenta de que me había transformado dos veces, y cada vez lo aprecio más y más. Poder crear una vida es una suerte y un milagro. Además, el crecimiento mental y espiritual no tiene precio y sólo se le puede atribuir a ser madre. Ser madre está muy por encima de cualquier aspecto físico, aumento de peso, estrías o cualquier cosa superficial. Ser madre me hace sentir fuerte, guapa, que puedo con todo y, lo más importante, afortunada». —Christina Vargas

«Me encanta que mis hijos no quieran hacer otra cosa más que abrazarme. Les encanta acurrucarse mientras les leo cuentos para dormir y quieren tocarme para sentirse seguros cuando están asustados. Mis hijos obviamente aceptan mi cuerpo. Mi marido también lo acepta, le encanta tocar y acariciar cada parte de mí. Si mi familia, a quien llevo en mi cuerpo, en quien confío, a quien amo con todo mi corazón puede aceptar mi cuerpo con todas sus maravillas e imperfecciones, yo también puedo.” – Tiffany Smalley

Ten Perspectiva

«Mis estrías llegaron mucho antes que mis embarazos y estoy en paz con ellas, acepté mis várices y finalmente me encuentro en un lugar de mi vida en el que no me importa usar un bikini y dejar de estar pendiente de mi cuerpo y los “defectos” que mencioné antes. Este cuerpo trajo al mundo dos bebés preciosos, y ha llegado la hora de querer a mi cuerpo tal y como es«. —Janette Sziva Fishman

«A veces nos quedamos embarazadas pensando sólo en la ropa de maternidad y en esa alegría que obtendremos al final, pero habrá partes de ese cuerpo que tanto querías que no se podrán reafirmar sin una cirugía costosa. Cuando te miras en el espejo (especialmente cuando me miro yo), a veces todo lo que sientes es depresión. ¿Cómo nos podremos ver guapas otra vez? Y me viene a la memoria un libro de ficción que leí, cuando uno de los personajes explica cómo perdió el brazo. Estaba herido, infectado y amputado. «Un brazo por una vida», dijo simplemente. «Parecía un buen negocio«.” — Hannah Trujillo

Te Sientes Sexy

«Ahora tengo curvas 🙂 Y una cicatriz sonriente» – Marcia Sharp

«Apreciando el cuerpo de una madre: tener muchos ojos y tener la capacidad de funcionar completamente sin dormir o comer. No soy sólo una madre; soy todavía una mujer y soy sexy«. – Angela Ackerman

Lole Wong

Lole Wong

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest