La Vida Madre

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

5 Cosas que Harás Mejor al ser Mamá por Segunda Vez

Habiéndolo preguntado varias veces… incluso a madres y padres de múltiples – con 3 y 4 hijos – al parecer, pocas cosas hay más complicadas que pasar de tener 1… ¡a tener 2!

 

Pero aparte de asustarnos con esas declaraciones… estas son algunas de las otras cosas que nos han contado y nos son tan malas:

 

1. ¡La de cosas que aprendes a hacer con una mano!

 

Si ya con un bebé aprendes a desenvolverte con una mano y sin problema, cuando te conviertes en mamá de 2 aprendes a hacer maravillas que ya quisieran algunos magos. Y no sólo con una mano, sino que aprendes a hacer cosas con todas las partes del cuerpo.

Aún así, si antes necesitaste un portabebés, ahora va a ser imprescindible.

 

2. Prioridades, prioridades, prioridades!

 

Cuando los llantos se duplican – los de l@s niñ@s, no los nuestros jajaja – aprendes a priorizar hasta las lágrimas y las llamadas de atención. Cuando sólo tienes 1, es normal prestarle atención y responder a cada llanto, pero cuando tienes 2, aprendes a filtrar lo que merece tu atención o no. Obviamente si se hacen daño vas, pero si es porque se le ha caído la galleta mientras están cambiando los pañales… pues es hora de priorizar!

 

3. Te vuelves más práctica

 

Eso de vestirla como una pequeña modelo de Zara, todo conjuntado, todo nuevo y te pasas tiempo mirando ropita. Con el segundo, no sólo mucha de la ropa es del primero, sino que además igual lo tienes todo el día con pijama o con body y pañal y tan felices!

 

4. Menos manías

 

Olvídate de estar estirilizando chupas y biberones, aunque no hacía falta ni con el primero, ahora ya lo sabes y además tampoco tienes tiempo. Toallitas orgánicas y naturales, todo perfectamente limpio para no infectar al bebé. Con el segundo ya sabes que el mundo está lleno de gérmenes e incluso que exponerlo a algunos no le viene mal. Los baños no serán tan rutinarios como en el primero ni los snacks tan meticulosamente equilibrados… pero el/la estará feliz de disfrutar con mami – al final eso es lo que importa.

 

5. Expectativas reales

 

Si esto no te lo has trabajado bien con el primero, con el segundo no te quedará más remedio. Es como cuando se caen por primera vez y sales corriendo, pero cuando se caen por décima vez con 3 años te das la vuelta a ver si está bien y le dices, «venga levántate que no ha pasado nada»… Pues esto lo vas a aplicar hasta con tu propia casa, intentarás tenerlo lo más ordenado posible pero sin volverte loca y entendiendo que lo platos en el fregadero tienen que esperar.

 

Simplemente dejarás de estresarte por boberías y relativizas más y esto a nosotras nos parece SÚPER positivo.

La Vida Madre

La Vida Madre

#maternidadsinfiltro

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest