La Vida Madre

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

5 Cosas que Harás de Manera Diferente Cuando Seas Madre por Segunda Vez

¿Estás esperando tu segunda hija? La querrás igual pero las reglas del juego cambiarán, ya que tienes más experiencia, y harás cosas de diferente manera. 

1. Serás más práctica con la ropa

Con mi primera bebé, tuve una colección de increíbles prendas y mantas de marca. Lo lavaba todo en un detergente suave «para bebés», lo blanqueaba y lo colgaba bien todo en el armario del cuarto de los niños, ordenados por temporada y tamaño. Cuando salíamos, la vestía con un traje precioso con un babero y unos botines a juego. Y si mi niña se manchaba, la cambiaba completamente. 

Con mi segundo hijo, sin embargo, se manchaba y no pasaba nada, tenía el cajón con ropita con manchas que no salían y la ropa apenas estaban dobladas. El babero se le empapaba y no creo que me haya molestado en ponerle calcetines hasta que realmente pudiera usar zapatos y mantenerse de pie. 

En cuanto al detergente especial para bebés, la ropa de mis hijos iban a la lavadora con el resto de la familia. 

2. Dejarás de ser una “germofóbica”

Muchas nos convertimos en hipocondríacas totales cuando nos convertimos en madres. De repente, te das cuenta de que el mundo está lleno de gérmenes! Con mi primera hija, hervía lo biberones y los chupetes a diario, limpiaba los juguetes con «toallitas húmedas» orgánicas y usé litros de desinfectante para manos. Nadie la tocaba sin lavarse las manos antes. Con el segundo  acepté los gérmenes. Si se le caía el chupete a suelo, lo recogía, lo limpiaba con la mano o lo mojaba y se lo daba otra vez. No limpiaba un carrito de la compra antes de meterlo, y a veces pasaba algún día sin bañarlo.

3. La limpieza tendrá otro significado para ti

Con el segundo bebé pasaban los días antes de descargar el lavaplatos, la ropa apilada a mi alrededor y, si lograba aspirar una vez por semana, lo e Con su segundo bebé, cualquier oportunidad que tenga para sentarse o acostarse es un bien precioso. Los platos, la ropa y todas las cosas que necesitan organizarse nunca desaparecerán por completo, así que no te sientas tan mal como para dormir esas siestas, te salvarán la cordura.

4. Dejarás de documentarlo “todo”

Tengo una cantidad de fotos y videos de mi hija: probando una galleta por primera vez, durmiendo, sus primeros dientes… Tengo diarios llenos de todas sus novedades. Con el segundo, tengo fotos en el  hospital y alguna más. No estoy segura de dónde o cuándo dio su primer paso, y la mayoría de las fotos de él de recién nacido fueron tomadas por su hermana de 3 años con mi teléfono.

5. No serás tan protectora

Solía preocuparme por todo. ¿Estaba comiendo, durmiendo y haciendo caquita suficiente? ¿Veía los dibujos animados adecuados? Cuando apareció mi segundo bebé, me calmé un poco. Con mi segundo hijo, mi confianza fue mucho mayor, pude darme un poco más de libertad y no sentirme culpable por cosas que no hacía.

Sí, tener dos hijos significa duplicar el trabajo, duplicar el insomnio, duplicar todo. Pero no temas, con el segundo  estarás más tranquila y confiada con la experiencia que ya tienes, Lo estás haciendo muy bien, sigue así!

Lole Wong

Lole Wong

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest