Riesgos de Usar Jacuzzis en el Embarazo

Darte un baño en un jacuzzi puede ser la mejor manera de relajarte. Se sabe que el agua tibia calma los músculos. Y las bañeras de hidromasaje están diseñadas para más de una persona, por lo que un remojo suena increíble para pasar un tiempo con tu pareja o amigos, a la misma vez que relajas el cuerpo.

Pero sentimos decirte que no es aconsejable el uso de jacuzzis durante el embarazo. De usarlo, debe ser con precaución, durante un tiempo muy corto o no usarlos en absoluto.

La temperatura del agua en el jacuzzi nunca debe exceder los 40°C. Sentarse en agua caliente puede elevar la temperatura corporal fácilmente, lo que puede causar problemas de salud para ti y tu bebé.

La temperatura del agua del jacuzzi y tu cuerpo.

Estar dentro del agua con la temperatura más alta que la de tu cuerpo hace que aumente tu temperatura, ya sea un baño, aguas termales o un jacuzzi.

Durante el embarazo, la temperatura de tu cuerpo no debe subir a más de 39°C. Si pasas más de 10 minutos en un jacuzzi con la temperatura del agua a 40°C, te puede ocurrir fácilmente.

Esta precaución es especialmente importante durante el primer trimestre del embarazo, donde el aumento de la temperatura puede causar defectos en el cerebro y en la médula espinal del bebé.

Un estudio hecho en 2006, publicado en Birth Defects Research, encontró resultados que apuntaban a que la exposición leve antes de que el embrión se implante en el útero (primera semana de embarazo) y una exposición más severa durante el primer trimestre podría resultar en varios defectos de nacimiento e incluso pérdida del bebé.

Un pequeño estudio en 2011 señaló los posibles riesgos asociados con el uso de la bañera de hidromasaje, especialmente durante el primer trimestre. Sería mejor si hablas con tu médico antes de usar un jacuzzi al principio de su embarazo.

Los gérmenes en los jacuzzis

Los gérmenes son otro problema relacionado con el uso de los jacuzzis durante el embarazo. El agua caliente puede ser un caldo de cultivo para las bacterias. Aunque el mantenimiento y el control constante pueden ayudar a garantizar que los químicos del agua estén bien equilibrados, sigue siendo un riesgo.

Si la bañera de hidromasaje es tuya, asegúrate de usar el desinfectante correcto y controla el estado del agua. Los niveles de cloro deben estar entre 2 y 4 partes por millón (ppm) y, si se usa bromo, entre 4 y 6 ppm. El pH debe estar entre 7.2 y 7.8.

Si no eres la propietaria, pero te apetece un poco de tranquilidad, comprueba el agua o pregúntale al gerente del lugar y asegúrate bien que el agua se analice con regularidad.

Estas son algunas preguntas estándar que puedes hacer antes de meterte:

  • ¿Cuántas personas suelen usarlo?
  • ¿Con qué frecuencia se cambia el agua?
  • ¿La bañera de agua caliente es atendida por un técnico de servicio con experiencia en jacuzzis de hidromasaje?
  • ¿Se analiza el agua dos veces al día con las tiras de control de agua?
  • ¿Se reemplaza el filtro regularmente?
  • ¿A qué temperatura se mantiene el agua caliente?

Uso seguro de jacuzzis o de bañeras de hidromasaje durante el embarazo

Si estás en tu primer trimestre, el consejo general es evitar el jacuzzi. Incluso si estás menos de 10 minutos, puede ser peligroso para desarrollo del feto. El cuerpo de cada persona es diferente, por lo que es posible que se sobrecaliente antes de lo esperado.

Por el bien del futuro bebé, evita el baño caliente durante los primeros tres meses. En su lugar, ponte un vaso de agua con limón y mete sólo los pies. Aún así no deberías hacerlo mucho tiempo.

Si ya pasaste el primer trimestre y quieres darte un baño relajante, después de haber conseguido la aprobación del médico, aquí te explicamos cómo hacerlo de forma más segura:

  • No estés más de 10 minutos y deja pasar tiempo para que tu cuerpo se enfríe antes de meterte otra vez.
  • Si los chorros de agua caliente están en funcionamiento, siéntate en el lado opuesto, donde la temperatura del agua es ligeramente más baja.
  • Si te sientes acalorada, sal de la bañera de inmediato y refréscate.
  • Trata de mantener el pecho por encima del agua si es posible. Es mejor que te sientes sólo donde la mitad inferior de tu cuerpo esté en el agua caliente.
  • Si experimentas algún tipo de molestia, como mareos o náuseas, sal de inmediato y controla tu estado para asegurarte de que tu cuerpo vuelva a la normalidad.
  • Si estás con amigos o con familiares pregunta si estarían dispuestos a bajar la temperatura. Ya que sigue siendo agradable y cálido, una temperatura más baja reduce considerablemente el riesgo de sobrecalentamiento.
  • Mantente bien hidratada.

Alternativas seguras a los jacuzzis durante el embarazo

Una alternativa más segura a un jacuzzi durante el embarazo es un baño tibio con regularidad. Esto puede proporcionar los beneficios del agua tibia, pero sin los riesgos.

Siempre y cuando la temperatura del agua no sea alta, como previamente advertido, así que mantén la temperatura templada pero no caliente. Al igual que en el caso de los jacuzzis, mantente bien hidratada y sal inmediatamente del agua si sientes cualquier signo de incomodidad.

También asegúrate de evitar resbalones: tu equilibrio sufrirá algunos ajustes durante el tiempo que estés embarazada, especialmente en el segundo y tercer trimestre.

Puedes disfrutar remojando sólo los pies mientras disfrutas de una taza de té, un buen momento de relajación sin riesgos.